Torca del Carlista
Ranero (Vizcaya)
27 de marzo de 2010

Boca de la Torca del Carlista
Entrando por la boca.
 
Una actividad muy especial fue la que realizamos en esta ocasión, ya hace varios años que algunos componentes del Club habían visitado esta mítica cavidad, siendo ya el momento de regresar y enseñársela a otros miembros. No queríamos que acudiese demasiada gente por lo que tuvimos que limitar el número de participantes, por lo que exigimos que todos los que acudiesen fuesen autosuficientes en espeleología vertical y con una mínima condición física. Al final acudimos diez espeleólogos: Laura, Chipi, Chuse, Javier, Miguel-Ángel, Mariano, Raúl, Beti, Eduardo y Luis; aunque a priori parecía un gran número de personas la buena organización que tuvimos hizo que todo fuese bastante bien e incluso más fluido de lo esperado.
 

Boca de la Torca del Carlista
Saliendo por la boca.


Aparcamiento cueva Pozalagua.
Aparcamiento cueva Pozalagua.

Comienzo de la subida.
Comienzo de la subida.

Desviándonos en el collado
Desviándonos en el collado.


El viernes partimos de nuestras localidades, los primeros desde Binefar y Barbastro a primera hora de la tarde, los de Zaragoza salimos a las nueve y media de la noche y finalmente desde Huesca pasadas las diez de la noche. Como habíamos acordado cada grupo llegaríamos al aparcamiento de la cueva turística de Pozalagua para dormir allí mismo y así al día siguiente comenzar la actividad con las primeras luces del día; la noche al raso fue bastante buena ya que ni llovió ni hizo frío. Eran las ocho de la mañana cuando ya estábamos en pie, y eso que alguno de nosotros había llegado a las cuatro de la madrugada, un desayuno rápido y el reparto de material, fue el tiempo que empleamos antes de comenzar a caminar hacia nuestro objetivo.
Dirigiendonos a la puerta de entrada a la cueva turística, a la izquierda junto a la rampa de minusválidos cuya barandilla debemos saltar, parte el sendero que va remontando por el borde de la antigua cantera, al poco de comenzar la subida pasamos una valla metálica por su cancela y continuamos hacia el collado, unos pocos metros antes de coronarlo tomamos a nuestra izquierda por un sendero poco claro que se dirige al Pico del Carlista, al principio vamos por zona de lapiaz pero rápidamente empezamos a llanear por un pequeño prado, en este momento giramos a nuestra derecha y comenzamos a subir, con ayuda de unos hitos, hacia una cresta rocosa la cual debemos superar llegando a un lapiaz e inmediatamente a la boca de la sima. Gracias a los compañeros que ya habían estado y a las excelentes condiciones meteorológicas, llegamos sin mayor problema hasta la boca.


P-90 acceso a la Sala Jon Arana.
P-90 acceso a la Sala Jon Arana.

Sala Jon Arana.
Sala Jon Arana.

Descendiendo la Sala Jon Arana.
Descendiendo la Sala Jon Arana.


Una vez todo el grupo llegó hasta la boca rápidamente nos organizamos y el primer equipo empezó el descenso y la instalación de los pozos. Usamos una cuerda de 200 metros desde la cabecera, sobrandonos unos quince metros; también instalamos una segunda cuerda de 97 metros en el tramo volado del pozo para aligerar y hacer más amena sobre todo la salida, y de la que también nos sobro algún que otro metro. Todo el pozo esta instalado con paraboll y químicos además de múltiples spit que ya están quedando en desuso. La instalación fue rápida comenzando con un anclaje en el exterior, un metro por debajo instalamos la cabecera del pozo usando los dos anclajes que hay, unos cinco metros por debajo tenemos el primer fraccionamiento el cual da paso a una tirada de unos veinte metros que lleva hasta una pequeña repisa donde comienza un corto pasamanos, al final de este instalamos una nueva cabecera en dos anclajes, dos metros por debajo en la pared de enfrente colocamos un desviador para evitar el roce de la cuerda, otros dieciséis metros aproximadamente más abajo se encuentra el siguiente fraccionamiento y unos diez más abajo el siguiente, antecediendo unos cinco metros sobre la cabecera del último tramo del pozo, salida desde el techo de la Sala Joan Arana; en total usamos 14 mosquetones en la vía principal y tres más para la otra vía en el tramo volado. Javier fue el encargado de instalar y bajar primero y Raúl cerró el grupo siendo el último en tocar el suelo de la gran sala, la bajada del último tramo se hizo un poco dura ya que al comienzo de la misma la cuerda pesaba tanto que a duras penas se podía elevar, conforme íbamos bajando debimos controlar la velocidad y fue posible gracias a los guantes que todos llevábamos, lo peor de todo fue el esfuerzo que tuvimos que hacer con nuestra mano izquierda los que llevábamos palanca de stop incorporado en nuestros descensores (la próxima vez lo bloquearemos).


Gran columna.
Gran columna.

Sala Aranzadi.
Sala Aranzadi.

Excéntricas impresionantes.
Excéntricas impresionantes.


Sala Aranzadi.


Sala Manuel Iradier.

 


Ya todos en la cumbre de la Gran Sala Jon Arana, también llamada G.E.Vizcaino, que está considerada la tercera mayor del planeta con unas dimensiones de 500 x 230 x 125 metros y una superficie de 115.000 metros cuadrados, equivalente a quince campos de fútbol, buscamos el sendero que desciende hasta lo más profundo de la misma, en nuestra anterior visita seguimos un antiguo hilo que estaba en el suelo, en esta ocasión seguimos la multitud de hitos que hay marcando el sendero. El descenso entre grandes bloques se hace lento y monótono, e incluso para alguno de nosotros peligroso ya que las suelas de sus botas se empeñaban en resbalar en vez de agarrarse al suelo. Ya casi en la base de la sala se comienzan a ver multitud de espeleotemas colgados del techo y paredes de la sala. Destrepamos un resalte de unos tres metros con ayuda de una cuerda fija e inmediatamente nos encontramos con un amplio pasillo, que en realidad es el borde inferior de la Sala Joan Arana, en el que abundan las formaciones de gran belleza, y en cuyo final majestuosa se alza una gran columna hueca que parece sujetar el techo de la sala, este fue el punto donde los fotógrafos del grupo empezaron a hacer de las suyas colocándonos a todos y disparando flases por doquier. Continuamos avanzando hasta llegar al comienzo de la Sala M. Iradier, en este punto nos paramos y decidimos buscar primero el acceso a la Sala Aranzadi, que esta muy cerca de este punto. Se accede por una galería en la que lo primero que vemos es una gran cantidad de excéntricas de gran tamaño, posteriormente nos encontramos con una bella cortina de estalactitas que atravesamos arrastrándonos por su parte inferior y superando inmediatamente un paso estrecho con el suelo totalmente embarrado, dándonos paso a la Sala Aranzadi que visitamos en toda su extensión disfrutando de sus bellas formaciones y haciendo la foto de todo el grupo. Después regresamos sobre nuestros pasos hasta el comienzo de la Sala M. Iradier, donde nos dividimos en dos grupos; Laura, Javier, Luis y Mariano emprendieron la subida hacia las cuerdas y el resto continuamos hacia el famoso Sifón Terminal. La Sala Manuel Iradier es de grandes dimensiones y en su fondo nos encontramos una pequeña trepada de unos dos metros, instalada con una cuerda de nudos, que nos da acceso a una corta galería que desemboca en un balcón sobre la Sala Estella, para descender a la sala se puede usar la cuerda instalada en fijo pero con mucho cuidado ya que no llega hasta el suelo, o mejor como nosotros hicimos instalando nuestra propia cuerda, aprovechando los varios naturales que existen. Esta sala nos encantó con sus grandes coladas y bellas agrupaciones de estalactitas en su techo y paredes, desde aquí llegamos inmediatamente a la Sala G.U.M. donde permanece el famoso Sifón, que se encuentra en perfectas condiciones, muy mejorado desde nuestra última visita, nos hicimos la foto de rigor, celebramos que muchos de nosotros habíamos batido nuestro record de profundidad estando a -355 metros y comenzamos el regreso hacia las cuerdas. Al llegar a la base del pozo, Eduardo y Beti comenzaron el ascenso, después les siguieron Chipi y Chuse y quedaron para el final Miguel-Ángel y Raúl que se encargaron de la desinstalación y el porteo de todo el material hasta el aparcamiento donde nos esperaban casi todos los compañeros. La noche era espléndida y mientras nos cambiábamos y recogimos comentamos todo lo acaecido. Desde aquí nos dirigimos a Ramales donde habíamos reservado para dormir en el Albergue de la Federación Española de Espeleología, cenamos tranquilamente y luego nos fuimos a celebrarlo con unas copitas. El trato en el albergue fue exquisito, solo queremos mencionar que no nos gustó el precio que está muy por encima de los demás existentes por la zona, además la Federación que es la que fija los precios solo distingue en función de si se está habilitado o no, tratándonos en nuestro caso como a cualquier persona que nada tuviera que ver con este deporte, en nuestra opinión solo debería existir un precio para todos igual, dado que esta opción no es la elegida por la Federación deberían haber tenido en cuenta a los muchos espeleólogos que no estamos habilitados (casi siempre por rencillas entre los que nos gobiernan) e incluso en los compañeros del resto del mundo que frecuentan esta privilegiada zona del país.
El domingo con pocas horas de sueño, debido a nuestra pequeña juerga, al adelanto de la hora en nuestros relojes y que en este albergue se escucha absolutamente todo, nos levantamos un poco adormecidos, desayunamos, hicimos algunas compras y luego fuimos a las bocas de Valle y Canal para tenerlas localizadas ya que es nuestro próximo objetivo en aquella zona; acabamos comiendo en Casasviejas y regresamos posteriormente cada uno a nuestra localidad.


Foto de grupo en la Sala Aranzadi de la Torca del Carlista.
Todo el grupo en la Sala Aranzadi..


Preparado para el descenso.
Preparado para el descenso.

Sala Aranzadi.
Sala Aranzadi.
Sala Estella.
Sala Estella.

Famoso sifón terminal en la Torca del Carlista
Famoso sifón terminal.


TORCA DEL CARLISTA
COORDENADAS:
Proyección U.T.M. Datum European 1950
Zona: 30T
X: 468449
Y: 4790279
Z: 701 m.s.n.m.

Datos obtenidos con receptor Garmin Etrex Vista C


Curiosa formación en la Sala Estella.
Curiosa formación en la Sala Estella.

Sala Estella desde su acceso.
Sala Estella desde su acceso.

Posando ante el sifón.
Posando ante el sifón.

 

Contacta con nosotros

Fotografías de:

Raúl García
Miguel Ángel López
José Luis Bañón