Sima del Rebeco
Villanúa (Huesca)
10 de enero de 2009

 

La primera salida del año fue en medio de un temporal de frío y nieve, aunque la verdad y curiosamente la provincia oscense fue de las menos afectadas de nuestro país. Pudiera ser por el frío o por la crisis de enero solo nos juntamos tres para salir Ahinoa, Raúl y Miguel Ángel, este último nuevo aventurero que se a unido a nosotros esperemos que por mucho tiempo. La primera idea era haber ido a visitar la Sima Esteban Felipe, pero al llegar a la pista que nos debía acercar esta tenia cuatro dedos de nieve, no se veía ninguna rodada y estaba nevando por lo que nos entro la duda de si podríamos llegar y posteriormente regresar. Después de comentar la situación decidimos cambiar nuestro destino y acercarnos hasta la Sima del Rebeco ya que la carretera esta cerca de la boca y la limpian constantemente los quitanieves.

 

 

 



Descendiendo el pozo de entrada.


Colada en la bifurcación de ramales.

 

A las once de la mañana estábamos preparados en la calle de Villanúa donde habíamos dejado el coche justo enfrente de la cueva. Tomamos el sendero y cruzamos el río parcialmente congelado y llegamos a la boca de la Sima, en ese momento comenzó a nevar y el paisaje empezó a ponerse blanco. Rápidamente instalamos el pozo de entrada y refrescamos la memoria de como usar los aparatos, ya que de una vez para otra hay gente a la que se le olvida, este primer pozo de unos doce metros tiene dos fraccionamientos muy seguidos muy cerca de la cabecera terminando en una rampa muy vertical que nos deposita en la primera sala. Continuamos por una corta galería hasta llegar a otra sala en donde vemos un sumidero en el centro de la misma y en el que nos metemos intentando ver si tiene continuidad pero su estrechez y su cantidad de agua nos hacen desistir, encontramos en este punto varias bolsas de plástico y restos de una tubería de fibrocemento. Otra vez en la sala la única posibilidad es ascender por unas cuerdas fijas (tres) que hay colocadas, una de ellas tiene un fraccionamiento y las otras dos suben de una tirada aunque con más roce. Después de ascender unos ocho metros llegamos a una galería que nos recibe con unos gours de apreciable tamaño y llenos de agua, continuamos por la galería que serpeante nos conduce en poco tiempo al curso activo que la atraviesa. Empezamos a recorrer el río alguna intentando no mojarse ya que no llevaba botas de agua y continuamos hasta una badina que hay antes del sifón oeste, durante nuestro recorrido fuimos haciendo fotos de la galería y disfrutando de la misma, regresamos por nuestros pasos hasta una colada que es el comienzo del ramal norte, mucho más corto que el otro ramal pero de mayor tamaño y llegamos hasta el sifón norte. Después de charlar un poco y hacer más fotografías comenzamos a salir al exterior. Eran las tres de la tarde cuando estábamos en el coche y afortunadamente ya no nevaba. Comimos y comenzamos el viaje de regreso hacia Zaragoza, aunque hicimos una parada en el embalse de Arguís para ver la boca de la Cueva de San Clemente y admirar los chupones de hielo que de su techo colgaban.

     
Atención: A la Sima del Rebeco es peligroso entrar en época de fuerte deshielo o lluvias al igual que después de tormentas en la cabecera de su cuenca, ya que puede entrar en carga y llegar a salir agua por su boca, por lo tanto hay que tener mucha precaución e informarse antes de entrar.



Comienzo del ramal norte.


Galería Superior.


Gours en la Galería Superior.

 

 


Saliendo del sumidero.

Accediendo al Ramal Norte.

Subiendo a la Galería Superior.

 

 

   

Pasando un fraccionamiento.

Atravesando el río.

Cueva de San Clemente.

 


Banderas en la Galería Superior.

Cueva de San Clemente.
Volver atrás
     
Fotografías de Miguel Ángel López y Raúl García